Category Archives: Reseñas

La máquina se para

La Máquina se paraportada-forster

E. M. Forster

Traducción de Javier Rodríguez Hidalgo

Ediciones El Salmón

2016

86 páginas

12×18,5cm

P.V.P.: 9€

ISBN: 978-84-943217-6-4

 

Los amigos de El Salmón nos regalan una pequeña (y desconocida) obra maestra de la novela de anticipación. Forster (sí, el autor de Una habitación con vistas o Howards End) nos retrata un mundo distópico subterráneo gestionado por una megamáquina que escapa a todo control humano y que rige todos y cada uno de los destinos de la humanidad, sin que nadie sepa el cómo ni el porqué de la marcha que impone. Un desarrollo autónomo de la máquina que acaba por convertirse en una religión que se impone irracionalmente sobre la propia razón de la que supuestamente emana. ¿Os resulta familiar? ¿Pensáis que tiene similitudes con nuestro mundo? Eso es que sois unos antidesarrollistas y unos antiprogresistas, fijo.

 

La balada del metro sin puertas

La_balada_del_metro_sin_puertas_para_cubierta_prensa-dbc29

David Antona: La Balada del metro sin puertas

La Felguera Editores, Madrid, 2012

143 pp.

12 €

 

Hace tiempo, David Antona me dijo que existían dos tipos de escritores: los nómadas y los sedentarios (acompañando el comentario de numerosos ejemplos de uno y otro tipo). Sin duda, él pertenece a la primera categoría. Una división similar podría hacerse también respecto a los libros: aquellos que se arriesgan en un viaje que quiere trascender la literatura, devolvernos a la vida, y aquellos otros, perezosos y de estrechas miras, que se sienten cómodos en el hogar seguro de la literatura. La Balada del metro sin puertas pertenece a esa primera categoría, nace de la experiencia, entendida como algo más que la mera acumulación de momentos a que va siendo reducida la vida. Allí está la vida cotidiana, aquella ajena, cuando no enfrentada, a la miseria del trabajo asalariado, de la fábrica, del dinero. Una vida que quiere escapar a los límites artificiales que le son impuestos. Una vida que quiere ser libre, como siempre luchó por serlo David Antona.

György Lukács en su libro Teoría de la novela apuntaba dos características (entre otras) de la novela que la diferencian de los estilos literarios clásicos. En primer lugar, la novela tiene una voluntad demiúrgica, trata de recrear el mundo y su imaginario, «aparece como algo que deviene, como un proceso», no es una forma acabada, como lo eran la tragedia o la epopeya, sino que es una búsqueda incesante, una interrogación sobre sí misma. La novela tiene también un carácter esencialmente biográfico, el héroe de la novela es un héroe individual que se enfrenta a la pérdida de sentido del mundo tratando de crear su propio mundo, la novela «eleva al individuo hasta la altura infinita de aquel que debe crear todo un mundo para su vivencia y mantener esa creación en equilibrio». Pero ese equilibrio es siempre frágil, tanto como lo es el mundo real. La novedad de la novela reside en la novedad del mundo y del lugar del ser humano en él, un nuevo mundo y una forma de entenderlo y sobre todo de apropiarse de él, el de la burguesía, que pone al ser humano en el centro y al mismo tiempo abre aún más la brecha entre el ser y el mundo. La alienación está pues en el corazón de la novela, pero al mismo tiempo es atravesada por la búsqueda (individual y desesperada) de la reconciliación con el mundo. De ahí que la forma clásica de la novela sea la aventura. La novela de David Antona es una novela de aventuras en un tiempo en el que la aventura ha sido prácticamente abolida del mundo o, mejor dicho, en el período en el que ese enunciado pretendía ser una verdad fundamental de la época, en el que la aspiración a ser libre ya es una aventura. Cómo escapar de esa sociedad, sin huir de ella, será uno de los esfuerzos más dignos de la novela moderna, junto con aquel que trata de abolir la propia novela, agotándola en sí misma. Echarse a andar y pasear sin un rumbo prefijado, tal y como significa el término balade en francés. Pocas cosas quedan tan dignas de respeto como querer seguir el propio camino sin atender a las veredas y sendas.

La vida de Javier, el protagonista de La balada del metro sin puertas, es en gran medida un trasunto de la vida del autor. La narración nace de la experiencia y a ella se remite. Apunta por ello a la vida misma, pero no para recrearla, sino para cuestionarla. O mejor dicho, para cuestionar el abismo existente entre la promesa que contiene y el contenedor al que queda reducida. Donde mejor se expresa, por menos contaminada, esa experiencia es en la infancia (o en el momento revolucionario que nos devuelve a la infancia). En los recuerdos de la infancia de Javier en Burdeos, en ese descubrir el mundo y en el choque entre esa mirada y el mundo incomprensible que se abre más allá de ella, se abren las puertas de la memoria. Memoria de una cierta forma de ser y estar en el mundo, la de la infancia, pero también la de un mundo en el que existía todavía un sentimiento de comunidad, la memoria de un mundo todavía no consumido por la mercancía. Y una memoria del conflicto, del brutal choque entre la libertad y la dignidad humanas que defiende Javier y la vida miserable que impone la fábrica, pero también del conflicto íntimo entre una vida libre y el trabajo asalariado, conflicto que es el nuestro, y lo seguirá siendo hasta que el trabajo muerto sea solo un triste recuerdo y reencontremos la infancia. La conciencia de esa continuidad del conflicto lo aviva y en algunos casos puede llegar a romper la linealidad del tiempo y de la memoria de la derrota surgir la urgencia de la ruptura. Y quizás el destino del héroe moderno no sea solo individual y todavía haya esquirlas del mito que nos hablan de una vida compartida y libre.

Escribir es sencillo, lo difícil es vivir. David Antona vivió mucho y compartió mucho de esa vida. Su memoria es ya parte de la nuestra, su voz no se agotará porque ya no esté con nosotros. Que la tierra te sea leve, compañero.

(Reseña publicada en la revista Salamandra 21-22)

Colección «Lmentales»: Anarquismo y sexualidad / Economía anarquista / Anarquismos no occidentales

Anarquismo-y-sexualidad Helena Andrés Granel: Anarquismo y sexualidad

La Neurosis o Las Barricadas Ed., Col. «Lmentales», Madrid, 2014

56 pp.

3 €

 

Economía-anarquistaDeric Shannon; Anthony J. Nocella II y John Asimakopoulos.: Economía anarquista. Una visión global

La Neurosis o Las Barricadas Ed., Col. «Lmentales», Madrid, 2015

74 pp.

4 €

 

anarquismos-no-occidentalesJason Adams: Anarquismo no occidentales. Reflexiones sobre el contexto global

La Neurosis o Las Barricadas Ed., Col. «Lmentales», Madrid, 2015

90 pp.

4 €

 

Tres libros «Lmentales». Tres pequeñas publicaciones de una pequeña gran editorial, tres píldoras contra el pensamiento único, tres hilos negros que nos invitan a seguirlos para desenmarañar la madeja de opresiones que nos atenazan y aprender a hilar esa otra vida.

El primer título de la colección «Lmentales», Anarquismo y sexualidad, es una breve y clara exposición de las ideas básicas en torno a la sexualidad, el género, el amor, las relaciones personales y la crítica de la familia que confluían y a menudo chocaban en el mundo libertario de finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX. Discusiones y debates que hoy nos parecen con frecuencia superados, e incluso errados en sus conclusiones, si no en su punto de partida mismo, pero que nos permiten comprender los caminos que hemos transitado, las dificultades que supuso hacerlo, y los debates que se generaron, para poder afrontar el presente desde la comprensión de lo ya hecho y lo mucho que queda por hacer. Si la cuestión del género (en forma amplia) es hoy central, como creemos que debe serlo, es necesario conocer las luchas del pasado, pero también los debates que se dieron. Dicho de otro modo, si la crítica del amor romántico es hoy necesaria, ¿cómo no vamos a necesitar conocer los argumentos de quienes ya hicieron esa crítica así como sus límites, sus callejones sin salida, sus derrotas (en todos lo sentidos)?

Economía anarquista. Una visión global, segundo título de la colección, es en realidad la introducción a un libro más extenso sobre economía. Y es una muy buena introducción a la crítica anarquista de la economía capitalista y de algunos de sus mitos, y a sus puntos de conflicto con otras corrientes críticas, fundamentalmente el marxismo. Y también es una buena, aunque breve, introducción a las ideas y prácticas económicas que las anarquistas han desarrollado, no exentas de conflictos y contradicciones, aún hoy tan presentes cuando hablamos de autogestión económica o de cooperativas. Las formas mutualistas, colectivistas y comunistas han convivido y conviven hoy en el anarquismo, y en este momento también junto a eso que llaman economía social, informal, etc., en conflicto y en diálogo, y para que ese diálogo conflictivo pudiese llegar a algo más y desbordar los diques de lo posible (y esto quiere decir que hoy por hoy no hay otra economía posible dentro del capitalismo, tenemos que desbordarlo y hundirlo) las anarquistas tenemos que pasar de la mera crítica del trabajo asalariado, del mercado y de la puesta en valor capitalista a la puesta en práctica de iniciativas que rompan sus lógicas, aunque para empezar debemos aprender, reflexionar y colectivizar ideas como las propuestas en este pequeño librito.

Por último, Anarquismos no occidentales, pone el dedo en la llaga del eurocentrismo de eso que llamamos anarquismo y que en este lado del mundo (y allí donde los blanquitos llegamos para imponer a otros pueblos el modo de vida que nos condena a nosotros mismos) congregó tantas esperanzas, y devino en ideología, y después en objeto de estudio académico, y pese a todo ha regresado, en oleadas o como estallido, para tratar de darle la vuelta a todo y acabar de una vez por todas con toda opresión. Pero el indudable compromiso del anarquismo con la libertad no obvia que ese modelo de libertad era uno que cuajaba con la cultura y la civilización occidental y que, en ocasiones, y sin quererlo, personas anarquistas han podido participar de cierto colonialismo, asumiendo acríticamente dogmas como el progreso, el desarrollo, la ciencia y esos aires de superioridad cultural, que han servido como excusa para expoliar tierras y aniquilar pueblos, aunque sea en contra de nuestros deseos, pero no tanto de nuestras necesidades (aún hoy seguimos consumiendo, por ejemplo, el gas extraído a costa del exterminio de pueblos indígenas). En este libro, Adams nos da cuenta de aquellos otros anarquismos, que a menudo nacieron, es cierto, exportados desde Occidente, a esas tierras que llamamos periféricas, pero que pronto se mezclaron con modos de vida e ideas propios, que contenían altas dosis de libertad, solidaridad e igualdad y que impregnaron los anarquismos en esos lugares, y que hoy tienen mucho que decirnos y enseñarnos. Adams nos introduce y nos aporta una buena bibliografía para profundizar en los anarquismos asiáticos, africanos, latinoamericanos y de Oriente Medio, unos más conocidos por aquí, otros menos, pero por lo general, y por desgracia, bastante ignorados, tanto en sus aportaciones teóricas como prácticas. Empecemos a remediarlo, porque además de conocimientos ganaremos en empatía con otros pueblos, afianzaremos nuestra crítica al capitalismo y al Estado y descubriremos nuevas líneas de acción y de experimentación en tantos campos en los que hoy los europeos somos vírgenes pese a ser tan viejos.

Lucía Sánchez Saornil. Poeta, periodista y fundadora de Mujeres Libres

LucíaLucía Sánchez Saornil Sánchez Saornil. Introducción y selección de Antonia Fontanillas Borràs y Pau Martínez Muñoz

Lucía Sánchez Saornil. Poeta, periodista y fundadora de Mujeres Libres.

LaMalatesta Editorial y Tierra de Fuego, Madrid/La Laguna, 2014

240 pp.

10 €

 

Hace ya casi un año celebramos la aparición de esta necesaria antología de textos periodísticos de Lucía Sánchez Saornil, una de las periodistas anarquistas más importantes de los años treinta, fundadora de Mujeres Libres y una extraordinaria poeta, por desgracia a menudo olvidada.

El largo estudio introductorio sitúa a Lucía en su tiempo y destaca su papel fundamental en el anarcosindicalismo de los años treinta, tanto en tareas organizativas como en su papel pedagógico, teórico y crítico como periodista y escritora.

La antología, muy completa en lo referente a sus escritos periodísticos durante la experiencia revolucionaria del 36 y de la guerra (echamos en falta más escritos anteriores al 36), nos revela una mirada crítica y extremadamente lúcida de la revolución, de los peligros que la acechaban y de la extremadamente compleja situación en la que se encontró el anarquismo ibérico, incluidas sus contradicciones.

Pero Lucía destaca sobremanera por fijar también la mirada en la vida cotidiana, por su empatía hacia quienes más sufrían las consecuencias más brutales de la guerra y por su comprensión de que la profundización en las experiencias autogestionarias era una de las mejores armas en la lucha contra el fascismo, y lo que en realidad le daba sentido a esa lucha. Especialmente interesante en ese sentido es «Lo que es una colectividad», un largo reportaje para la revista Umbral sobre la colectividad de Amposta.

Algunos poemas cierran el volumen, entre ellos el más conocido (al menos en los ámbitos libertarios), «Atardecer de noviembre», leído en el funeral de Durruti, pero echamos en falta algún poema más, especialmente alguno de sus primeros poemas, aunque la inclusión de un poema inédito de 1942 hace justicia también a la poesía de una de las poetas que mejor ha sabido transmitir la vida de Madrid en sus versos.

 

[…]

Y henos aquí; no en sueños

sino en viva realidad de carne frente a piedra,

para negar al tiempo

desde nuestro esqueleto ya caduco.

Porque una unidad clausurada y concreta

pesaba entera ya

sobre aquellos zapatos infantiles

que no esperaron reyes vivos

sino soñados.

 

 

STAR. Acción Travesti Callejera Revolucionaria

accion2

VV.AA.: “S.T.A.R.” Acción Travesti Callejera Revolucionaria. Supervivencia, revuelta y lucha trans antagonista.

Editorial Imperdible, Madrid, 2015.

137 pp.

4 €   (Libro nuevo)

 

A finales de junio de 1969 tenían lugar los famosos disturbios de Stonewall. Y en ellos tuvieron un protagonismo especial Sylvia Rivera y Marsha P. Johnson, fundadoras de STAR (Street Transvestite Action Revolucionaries, Acción Travesti Callejera Revolucionaria). Pero, a menudo, Sylvia y Marsha han sido omitidas de la historia oficial del movimiento LGTB. En primer lugar por su raza, una puertorriqueña y la otra afroamericana. En segundo lugar, por su clase y por el orgullo y la solidaridad hacia esta que siempre tuvieron, ejemplificados en la casa comunal que mantuvieron para que las trans adolescentes no tuvieran que prostituirse o en sus relaciones con otros grupos políticos callejeros. Y, por último, por el carácter revolucionario que siempre otorgaron a su lucha, no contentándose con reclamar derechos sino luchando por una revolución tranformadora de la vida y del mundo.

El libro comienza con un breve prólogo y una introducción que nos ayudan a situar a Sylvia, a Marsha y a STAR en la historia del movimiento LGTB. Diversos materiales como panfletos, entrevistas y discursos forman el grueso de esta edición, desgranándose en ellos la acción directa continua que fue la vida de STAR y de quienes participaron en el grupo, su necesidad de autodefensa frente a una sociedad que solo les ofrecía violencia. Pura dinamita. En un breve epílogo, la editorial nos cuenta la historia de lo que pudo ser pero no fue algo así como un «STAR español», nos quedamos con ganas de más.

 

«Somos las chicas del Stonewall

llevamos nuestro pelo rizado

llevamos nuestros vestidos

por encima de nuestras rodillas

mostramos nuestro pelo púbico»

 

Malpaís nº 1, primavera 2014

En los últimos años tenemos que celebrar la aparición de varias publicaciones periódicas críticas (Argelaga, Raíces, Contrahistoria, Imaginación insurgente, Maelstrom,…), que se unen a algunas que se han consolidado en poco tiempo (Cul de Sac) y a otras ya «clásicas» que siguen al pie del cañón y con fuerzas renovadas (Ekintza Zuzena, Etcétera). Sin duda es un buen síntoma, y no es casualidad que la cuestión del territorio y las luchas por defenderlo de la voracidad capitalista se hallen presentes de una forma u otra en todas ellas.

La más reciente y cercana que conocemos es Malpaís, «un fanzine de crítica del lugar… desde el lugar». Partiendo del análisis y de la crítica concreta a los procesos de desintegración comunitaria y de puesta en valor del territorio esta revista, que se reivindica fanzine, aporta frescura y profundidad, quizás no tanto por los temas abordados sino por la forma en que lo hace, desde el conocimiento cercano y cotidiano más que desde el (a veces) frío análisis teórico.

Así, la crítica de la gentrificación y de los procesos de destrucción de la ciudad por el Capitalismo está presente en varios artículos que analizan estos procesos desde el conocimiento de las realidades concretas («La muerte de la calle en la ciudad actual. Tres paseos por el PAU de Vallecas», «Lavapiés frente a la gentrificación», «Ordenanza cívica de Granada»). Mención aparte merece el artículo «Turismo industrial y consumo de lugares exóticos», una crítica del turismo y de la obsesión capitalista por viajar, lo que normalmente quiere decir consumir territorios y experiencias, aunque eso signifique destruir esos mismos territorios y las experiencias reales de quienes los habitan.

A la crítica pura y dura se unen algunos textos que nos hablan de experiencias que no se limitan a resistir sino que ensayan otras formas de vivir y de hacer («Alrededor de una hoguera imaginada. Conversaciones en pueblos okupados de Navarra», «Cantos de poder en la Amazonía»).

Por último, hay que destacar el humor negro que recorre la revista y que se hace más evidente en algunas páginas («Rodea el manifestódromo», «Vivan las mercerías»). Y, como dicen sus editores, también deseamos por igual ser buenxs vecinxs… y malxs ciudadanxs.

malpaís

(Reseña publicada en Salamandra 21-22)